¿Cuánto vale tener un consultorio?

Los profesionales de la salud necesitan un consultorio para atender a sus pacientes. La forma en la que acceden a estos espacios determinará el costo (tiempo y dinero) y la rentabilidad de su ejercicio profesional.

Catalina es una médica pediatra que terminó su especialización hace un tiempo, y trabaja en una clínica en el norte de la ciudad; Pedro es ortopedista y lleva varios años trabajando en un centro de ortopedia, y ha  ido cultivando sus primeros pacientes. Los dos quieren empezar a hacer consultas por fuera de la clínica, dando un paso adelante en sus carreras y obteniendo mayores ingresos.

Catalina decidió reunirse con dos compañeros de la universidad y compartir el arriendo de un consultorio. Como todo en la vida, esta opción tiene ventajas y desventajas. Por un lado: divide el costo del arriendo con sus compañeros, puede dejar sus cosas en el consultorio y decorarlo a su gusto; tienen una asistente, que pagan entre todos, y que no solo los ayuda con el consultorio sino que también se encarga de hacer otras tareas personales. Sin embargo, esta opción también tiene desventajas: los tres doctores están atados a un contrato de arrendamiento fijo, deben repartirse los horarios y lidiar con los dolores de cabeza de administrar un consultorio: pagar los salarios y parafiscales de su asistente, el internet, el arriendo, la administración y las tareas de mantenimiento, entre otras. Además, Catalina va pagar por tiempos ociosos que ella no utilizará con certeza.

Pedro recientemente encontró la opción de alquilar su consultorio por horas por internet. Después de analizarlo se dio cuenta de las ventajas que esta opción le da: primero que todo, le permite pagar solo por las horas que realmente utiliza, sin costos fijos ni un contrato a largo plazo. Adicionalmente puede escoger entre una red de consultorios con diferentes características y ubicaciones, lo cual le permite acceder a su consultorio soñado sin incurrir en el riesgo que comprar o arrendar implica. Pedro con esta opción no puede tener una asistente personal ni personalizar su consultorio a su gusto.

En Tueme creemos que el acceso es una mejor opción que la propiedad y ofrecemos a nuestros afiliados todos los beneficios de tener su consultorio propio sin tener que lidiar con las ataduras y las altas inversiones que comprar o arrendar implica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *